Writings and essays about flamenco

Category — [In Spanish] – Petition to UNESCO – Flamenco as Patrimony of Humanity

Flamencologist José Luís Ortiz Nuevo Speaks – “The dance came first” – Translation and comments by Brook Zern

“The foreign spectator has greater respect and understanding of the flamenco aesthetic than the Spaniard, who still has certain intellectual qualms, because it is seen here as a subculture.  The incomprehension is greater here than abroad.”

Interview with flamenco authority José Luís Ortiz Nuevo from Información.es of November 26, 2013

by Cristina Martínez

He took a surprising leap from politics into flamenco.  He directed Seville’s Bienal de Flamenco for fifteen years, as well as other festivals, and he has written numerous books about the art.  Tonight at 8 he will teach a class called “In the Beginning was the Dance” as part of the flamenco course at the University of Alicante.

Q:  Is it true that the dance came first?

A:  We’re in the world of hypotheses, because there are no certainties in the world of flamenco.  But in my particular cae, after a lot of study and reflection, I’ve come to that conclusion, and I also think that at first there was the fiesta or gathering of a group, followed by the development of flamenco, and of the flamenco song as the central component that first became visible in the latter third of the Nineteenth Century.

From the group there emerged the idea of individuality, in the song as well as in the dance and the guitar.  So in the beginning it isn’t an art defined by lamenting or sad cries as was previously thought; the first element – the motor of flamenco’s development — is actually the fiesta.  So the song and the guitar were actually at the service of the dancers, until the mid-1800’s the when revolution of the song began, opening the way for the great solo singers like Silverio and Tomás el Nitri who took over the spotlight from the dancers.

Q:  And this role of the singer as protagonist was detrimental to the dance?

A:  No, nowadays it’s the dance that’s most popular and universal; then the guitar, and finally the song.  The dance is the discipline that has the most adepts and aficionados in the world at large.

Q:  Does it still have more resonance outside of Spain than here at home?

A:  In Spain something has changed, but in general the foreign spectator has greater respect [“valora más”] for, one can even say has greater understanding of the flamenco aesthetic than the Spaniard, who still has certain intellectual qualms, or whatever you want to call it, about accepting flamenco because it is seen here as a subculture.  The incomprehension is greater here than abroad.

Q:  You’re an investigator, writer, essayist and you also produce flamenco-centered events.

A:  I started studying flamenco in the university, and then worked as a journalist and as in a flamenco record company.  I founded the first specialized publishing operation [“editorial”] and then, in my professional fields of politics and culture, I directed my life in such a way that without dancing or playing guitar or singing, I’m a full-fledged [pleno] flamenco.

Q: Though you’ve also defined yourself as a flamenco historian and comedian…

A:  You bet.  As the nineties ended, I started doing a monologue based on one of my books and from then one, I’ve sometimes gone onstage to present people from the flamenco world or flamenco stories.  Now I have a show, Dinero.

Q:  Has the fact that flamenco in 2010 was declared a Cultural Patrimony of Humanity done any good?

A:  It’s a testimonial, it’s a political photo op [una fotografía política], but it’s nothing more than that.  For the flamenco world, it hasn’t done anything.  Those who really do things for flamenco are the artists who carry it out into the whole world, and not some cultural organization, no matter how prestigious it may be.  It’s just another of the perversions of contemporary culture, of the medals and the prizes intended to confer value when the true value is the result of flamenco artists’ work worldwide.

Q:  Do you think flamenco is a Spanish thing/brand/sign of identity [es marca España]?

A:  Well, it’s something [una marca] whose native territory is Spain, but fortunately it’s a universal thing because so many interpreters are doing it around the whole world.  If only [Ojalá – Would that] the international representation of Spain in general were at the same level of quality as that of flamenco.

End of interview.  The original is at:

http://www.diarioinformacion.com/cultura/2013/11/26/extranjero-comprende-espanol-estetica-flamenco/1441944.html

Translator’s comments:

It’s a nice thought, and you hear it sometimes from Spanish artists, and here it is from an official expert with heavy credentials:  We gringos and guiris aren’t as ignorant about flamenco as we think we are.

But it’s not all good news.  As a guitar devotee and flamenco song fan, I’ve enjoyed telling dancers that their baile is not the essential element of the art, just as most experts insist.  But judging from this latest example of hysterical revisionism, it looks like dancers are just as important as they think they are.  Oh, well…

In fact, Señor Ortiz Nuevo makes a reasonable case for flamenco arising from group gatherings or fiestas, which would likely be happy and boisterous and dance-ridden, rather than from desolate cries of prisoners or galley slaves.  (Maybe the truth is somewhere in between.  Did galley slaves have lots of fun parties?)

Personally, I prefer my downtrodden hypothesis to his uptrodden alternative.

I didn’t know Ortiz Nuevo when he spoke at NYU around 2003 as part of an early version of the New York Flamenco Festival.  But I knew he was one of the traitors-to-the-cause of my preferred view of flamenco.  He had left the Gypsy-centric camp and joined the growing group of serious investigators who were re-historicizing flamenco.

Worse yet, they cheated – they went into libraries and dug up bunches of old newspapers and old plays that tended to show that it arose in public around 1850, with no need for a long and secretive “hermetic period” when it was forged by persecuted people to give vent to their woes.

(We took the lack of any public mention as proof of a hermetic period; they took it as proof there was no hermetic period.  Go figure.  We also didn’t trust majority-types writing about minority-types.)

Flamenco, in the new view, was no longer essentially tragic nor essentially Gypsy.

Anyway, after he finished his talk and discussions began, I asked him to please explain how and why he had changed his views about flamencogenesis and related stuff.  He gave a very clear explanation and I thanked him, sincerely, without believing a word of it.

As I was leaving, he caught up with me and asked if I would contribute the American section of an international petition that was being created, asking that UNESCO make that Patrimony of Humanity declaration.

I was surprised that he evidently knew who I was, and honored, too.  I started to explain that since I didn’t yet share his views, it might be problematic and…

“Don’t be ridiculous,” he said in essence.  “You know something about the art and its history in the U.S., and that’s all we need.”

I flatter easy.  I happily agreed to do it, he gave me a small book he’d written about flamenco in the New World whimsically titled “Me Gustar Flamenco Very Good”, which had some of his valuable research about early mentions in Cuba and the U.S., and I wrote a long, earnest thing that I thought might help.

I didn’t know any deadline, and when I finally e-mailed it to him – well, it was the very day that Islamic terrorists bombed several trains in Madrid, and suddenly little things didn’t seem to matter.  Much later, with no word, I assumed it had not arrived or had been lost in the shuffle, and let it go at that.

Much later still, I learned that it was indeed part of the petition submitted to UNESCO – and that the petition had been rejected.  (I didn’t know that such petitions are nearly always rejected upon first submission, but often accepted on the second try.)

I was therefore surprised when, in the fall of 2010, I went over to the Onda Jerez radio station to sit in José María Castaño’s otherwise-expert flamenco panel, and the buzz was all about UNESCO finally accepting the petition.  I was secretly kind of proud, though for all I knew, my effort had caused the first attempt to be rejected and its removal had helped the second attempt be accepted.

When a big book came out, I saw that my section had made the cut.  I felt kind of fatherly about the Patrimony, though I never said that.

Regrettably, Ortiz Nuevo’s cynicism about the declaration he helped to engineer (though he doesn’t mention that fact) is probably justified.

In fact, I was dismayed when in 2011 I slipped uninvited into the First International Flamenco Conference in Seville and, amid all the self-congratulatory talk from the many agencies which control flamenco, a UNESCO representative stood up and threatened to withdraw the declaration — because the governing Junta de Andalucía had failed to give flamenco the financial support it had evidently promised as part of the deal.

Anyway, the American petition is here (in Spanish) at:

http://www.flamencoexperience.com/blog/?p=303

And the road to hell is paved with good intentions.

Brook Zern

January 5, 2014   1 Comment

Flamenco Dancer Antonia Mercé “La Argentina” receives the Cross of Queen Isabella medal – Two 1931 articles – And was she murdered by Spain’s Fascists in 1936? (hey, just sayin’) — translations and comment by Brook Zern

Flamenco Dancer Antonia Mercé “La Argentina” receives the Cross of Queen Isabella medal – Two 1931 articles – And was she murdered by Spain’s Fascists in 1936? (hey, just sayin’) — translations and comment by Brook Zern

The Spanish publication El Sol of December 4, 1931, carried this article:

“The chief of the Government, upon arriving yesterday afternoon at the Congress, spoke a moment with journalists and said: ‘Gentlemen, the only news I have for you is that this morning, as interim minister of the State, I signed a decree awarding the lazo de Isabel la Católica to doña Antonia Mece, “La Argentina”, as recognition of her work in introducing foreign audiences to the pure art of the Spanish dance, for which she has garnered resounding triumphs.”

“Tonight,” Señor Azaña added, “I will have the pleasure of presenting this emblematic artist the award during the event to be celebrated at the Español Theater and in which “La Argentina” will appear for the last time in Madrid.”

“The medal is presented at my behest, and is the first of its type to be given by the Government of the Republic since the new regime took office.”

End of article.

An ABC item from the following day shows the head of Spain’s government, Sr. Azaña, placing the medal on La Argentina.  Caption:  ”The head of the government, Sr. Azaña, during the intermission at the second concert by Antonio Mercé (La Argentina), in the Español Theater, awarded the illustrious artist the Cross of Isabel la Católica.  It is the first condecoración (medal) to be awarded by the Republic.”

Note by Brook Zern:  I translated these from a wonderful Spanish website, www.papelesflamencos.com — aside from the historical interest, I wanted to brag that 77 years later I got the same award, which is given for work done abroad to further interest in Spanish culture.  (Pilar López, sister of La Argentinita who evidently was not related to La Argentina, got the same award — it was always called the Cruz for men, and was often called the Lazo de Dama for women until recently, when it became the unisex Cruz.)

I noticed when translating the articles that this was the first such award granted by the new Republican government headed by Azaña — and wondered if this might have put La Argentina into the bad graces of the Fascist Nationalist government that stole power from the elected Republicans beginning with its invasion in July, 1936.

I immediately dismissed this as my leftist paranoia.  Then, while searching for more info about La Argentina for the “100 Years of Flamenco in New York 1913-2013″ exhibit planned for the Lincoln Center Library for the Performing Arts, I looked her up.

Specifically, I turned to the excellent book Una Historia de Flamenco, by the terrific Spanish authority José Manuel Gamboa who has become a friend over countless copitas in the now-defunct El Colmao in Jerez.

And sure enough…or, more precisely, circumstantially enough…here’s his expert info.

First, he cites an announcement of a memorial Mass celebrated in Paris marking the first anniversary of her death on July 18th, 1936.  He then cites an authority named Fernando Collado who wrote: “Her death generated impassioned comments about the cause.  Se asegura [passive voice, "one is assured"] that this genius of dance was poisoned by Fascist espionage agents. ‘Antonia Mercé, thanks to her friendship with General Sanjurjo, died at the orders of the Fascist High Command.’  The Barcelona newspaper La Noche said “On July 15th, Antonia Mercé was in Lisbon, where she talked with General Sanjurjo, who was an old friend.  She was one of just two people who knew that Sanjurjo had to take an airplane on the 19th in order to rendezvous with Franco in Tetuan [to initiate the invasion, moving the generals and their troops from that Morrocan coastal town across the Strait of Gibraltar to southern Spain.]  The other person was the airplane’s pilot.

But then came the accident which killed the general.  Someone claimed that the Spanish dancer belonged to Intelligence Service (in English].  On the 19th, La Argentina was invited to spend the night in the home of a certain aristocrat in Biarritz [on France's northwest coast].  She accepted, and went to the house in the company of the aristocrat, who was a count; a colonel; and an Artillery Captain in the Republican Army who a few days later joined the enemy [it was common for high-ranking officers to switch to the Nationalist side when the Spanish Civil War broke out].   They all arrived at the house together.  At two in the morning, the meal was over and as she got up, Antonia Mercé died as if struck by lightning.”

The article concludes with these words:  ”Throughout our experiences in Madrid during the war, few familiar names were implicated in espionage.  The few we heard, usually anecdotally, were hardly conclusive.  About La Argentina, nothing concerning her death was clear; she was found in a French home after having dined with two Spanish soldiers who went over to the Nationalists.  The speculation may owe more to her fame than to other reasons.”

Gamboa continues:  ”Remember that with the advent of the Second Republic, Azaña awarded her the Gran Cruz de Isabel la Católica.  On the 18th of July of 1936, a Festival of Basque Dances was celebrated in her honor.  According to some, it was after this festival [and not at that dinner] that she felt indisposed, dying on the road as she returned to Bayonne.”

To clarify: The death of Sanjurjo in an apparent air crash as he went to join the invasion forces gathered in Spanish Morocco has always been a mystery.  I think I’ve heard it blamed on Franco, since it eliminated a strong rival for the leadership of the rebellion.  The idea that La Argentina found out about the flight and notified an intelligence service that sabotaged or shot down the plane seems far-fetched, but in millions of eyes, mine included, it would make her a hero and a martyr in the fight against Fascism and Nazism.

(And of course, it would play right into the romantic image of flamenco dancers as femmes fatales, this time with a noble cause.  In other words, it’s such a good story that it must be true.)

Brook Zern — brookzern@gmail.com

February 5, 2013   1 Comment

Version Espanol – [Spanish version] – Petition a UNESCO apoyando a flamenco

Below is the Spanish version of an article written in 2004 as the American contribution to the international petition to have UNESCO declare flamenco an Intangible Patrimony of Humanity — a stature that was granted a year ago, in November of 2010.  Accompanied by other articles on flamenco, it appears as part of the submitted document “Universal Flamenco”.  My apologies to the many fine American flamenco artists and aficionados who are not mentioned.

FLAMENCO EN NUEVA YORK Y AMERICA: UNA HISTORIA DE AMOR

Brook Zern

El amor de América por el flamenco: su fuerza sigue creciendo después de 165 años

En Julio de 1929, Federico García Lorca, el poeta español más grande del siglo veinte, estuvo viviendo en Nueva York donde asistió a las clases de la Universidad de Columbia. En una carta a su familia escribía:

“No tenéis ni idea de lo profundamente que conmueven a estos americanos la música tradicional y el cante de España.”

El propio Lorca era un profundo aficionado al flamenco que escribió extensivamente sobre este arte y colaboró con el compositor Manuel de Falla y el guitarrista clásico Andrés Segovia para au- mentar la valoración del flamenco serio en España. Sin embargo, se sorprendió al comprobar que este gran estilo musical resonaba en las mentes y corazones de un gran número de americanos, que nunca habían estado en España y que sabían casi nada sobre el país y sus gentes

Quizás no debiera haberse sorprendido. Porque como veremos, el flamenco había mostrado su extraordinaria atracción para los neoyorquinos cerca de noventa años antes de que Lorca señalara el mismo fenómeno. De hecho, el flamenco ha estado emocionando a los neoyorquinos y al resto de los americanos por lo menos durante ciento sesenta y cinco años.

Flamenco: el regalo de España al mundo

Con frecuencia se ha llamado a la gran música el lenguaje del universo y quizás ningún otro estilo musical ha penetrado la conciencia del mundo tan profundamente y por un espacio tan largo y ha ganado tantos admiradores internacionales como el flamenco español.

En ningún lugar es esto más evidente que en los Estados Unidos de América. En este país, la audiencia del flamenco es enorme y además sigue creciendo, como recientemente lo han demostrado los sonoros éxitos del Festival de Flamenco de Estados Unidos, que anualmente congrega a los mejores artistas flamencos en muchas de las grande ciudades americanas, llenando los teatros y las entusiásticas críticas.

Y esta “afición” o pasión por el flamenco en Estados Unidos no se reduce a la asistencia a las actuaciones teatrales. En la actualidad hay literalmente miles de estudiantes de baile flamenco y guitarra flamenca en ciudades situadas a todo lo largo de los Estados Unidos, con una concentración particular en la ciudad de Nueva York y en el Estado de California.

A esto se añaden los numerosos aficionados que con avidez estudian la historia y el arte, documentando la tradición flamenca, a la vez que preservan el material existente para generaciones futuras. De hecho, la primera copia de la serie documental más completa que se ha realizado sobre el auténtico flamenco –cien programas realizados por la Televisión Nacional de España – fue obtenida por la División de Etnología del Departamento de Música de la Universidad de Columbia, el alma mater americana de Lorca; además, la más completa discografía del flamenco, con más de tres mil páginas, ha sido recopilada por un neoyorquino.

Antes de mirar con más detenimiento la entusiástica adhesión al flamenco de siete generaciones, hagamos unas breves observaciones sobre este hecho.

El flamenco ocupa claramente un lugar especial en el panorama mundial de la música y danza tradicionales. Su estilo distintivo y su enorme variedad emocional – desde la mayor alegría hasta la más profunda desesperación – le han otorgado una poderosa atracción, extendiéndose mucho más allá de su lugar de origen en el sudoeste español y más allá de las fronteras de España.

El flamenco atrae a una gran audiencia mundial porque su atractivo es muy variado: está el impactante aspecto visual de la danza, el símbolo de la soltura española apreciado por millones, la irresistible variedad emocional de las canciones flamencas, desde lo ligero y encantador hasta lo abrumadoramente profundo y trágico, y el destacado sonido de la guitarra flamenca que le ha asegurado un lugar de honor entre los más importantes instrumentos musicales tradicionales del mundo.

(En efecto, la noche antes de que fueran escritas estas palabras, el 27 de Febrero de 2004, Paco de Lucía, el guitarrista flamenco español más aclamado y uno de los más genuinos músicos mundiales, actuó en una función completamente vendida por anticipado ante una extasiada audiencia de Nueva York. Esa misma noche, la aclamada bailaora de flamenco María Pagés y su grupo actuó en el Teatro Joyce de Nueva York.Y a comienzos de este mes NuevaYork fue la escena de las triunfales actuaciones de muchos de los principales artistas flamencos, incluyendo a los cantaores Chocolate y José Mercé y numerosos destacados bailaores, incluyendo a la gran Manuela Carrasco).

El amor de América por el flamenco: el siglo veinte

Las raíces musicales del flamenco son antiguas y variadas, pero hay pocas noticias escritas sobre este arte anteriores a la mitad del siglo diecinueve. De hecho, dos de las primeras noticias aparecen en los libros de Richard Ford y George Borrow – dos extranjeros que estuvieron tan intrigados por la música que se sintieron obligados a documentar este destacado arte.

En España, las primeras noticias de esta música aparecen en los periódicos desde la década de 1850 y ya la atracción por el flamenco de los no españoles fue realmente tan intensa que una de las primeras noticias impresas señala específicamente la presencia de extranjeros.

Apareció en El Porvenir, publicado en Sevilla en 1850, y dice lo siguiente: “La academia de baile de Miguel Barrera, situada en la calle Tarifa, es uno de los establecimientos coreográficos de más nombradía de esta ciudad después de cinco años en este lugar. En la reciente función ofrecida por la academia, entre los presentes se encontraban las señoras Bilwer, Viers, Dermidoff y otros personajes extranjeros.

Doce años después, la misma publicación citaba a numerosos extranjeros, que estuvieron tan complacidos con la oportunidad de ver una representación de baile flamenco por gitanos, que retrasaron su partida e incluso invitaron a otras personas de sus países a que vinieran y asistieran al evento.

Sin embargo, es todavía más sorprendente la clara referencia a una representación flamenca en un periódico de La Habana, Cuba. El Diario de La Habana de 6 de Marzo de 1840 hace referencia a una reciente actuación en NuevaYork de lac onocida bailaora nacida enViena, Fanny Eissler, y dice: “El evento presentó a la “mujer de Cracovia”, “La Sílfide” y el baile español “El Jaleo de Jerez.” Después de este último, la audiencia pidió que la afamada bailaora repitiera casi cada paso y permaneció aplaudiendo hasta mucho después de que bajara el telón. Nunca en América se había saludado con semejante entusiasmo una actuación de baile.”

Justamente, entonces, según parece el primer triunfo público documentado tuvo lugar en la ciudad de Nueva York, donde el público siempre ha sido bien conocido como extremadamente difícil de impresionar.

Estas noticias contemporáneas del primitivo flamenco son el fruto de la diligente investigación de José Luis Ortiz Nuevo, uno de los primeros españoles “flamencólogos” o conocedores del flamenco.

Es un indicativo de la atracción universal del flamenco el que Ortiz Nuevo, que ha investigado en archivos y bibliotecas de Europa y América, haya encontrado numerosas citas como estas.

En efecto, uno de los numerosos libros de este autorizado autor sobre la materia ha sido dedicado a este aspecto del arte. El propio título del libro está referido a la multicultural pasión por el flamenco en todo el mundo, especialmente en América, con la frase en “Spanglish”: “Mi gustar Flamenco Very Good”. Publicado por la Colección Miscelánea en 1998, este libro se presentó en unión con la Décima Bienal de Sevilla, el evento flamenco más prestigioso de España, que atrae a miles de extranjeros, incluidos muchos americanos, y que el propio autor originalmente organizó y condujo al triunfo.

En las más de cien páginas del libro cita cientos de referencias de otros países al flamenco, todas con anterioridad a 1900. Entre ellas están las siguientes:

“En la ciudad de Nueva York, la famosa bailaora española Pepita Soto ha regresado justamente de un viaje a California, donde en tres años ha ganado la sorprendente cantidad de 100.000 pesetas.

“El Porvenir”, Sevilla, 10 de Julio de 1858.

“La famosa bailaora española Natalia Jiménez se halla actualmente en Nueva York donde ha sido contratada por varios empresarios teatrales”.

“El Porvenir”, Sevilla, 11 de Septiembre de 1891.

“Un número de destacados cantaores flamencos, bailaores y guitarristas de Sevilla, Cádiz y Málaga están de camino a Chicago para actuar en la gran Exposición Internacional de Chicago”.

“La Andalucía”, 24 de Mayo de 1893.

Y en el mismo periódico unos meses más tarde:

“El marchante de arte sevillano Pinelo parte para la Exposición Internacional de Chicago con más de un centenar de pinturas de bailaores españoles y de otras costumbres hispanas, lo que es seguro que llamará allí la atención de los “yankees.”

América y el flamenco: los comienzos del siglo xx

La aventura amorosa entre los “yankees” y el flamenco por supuesto continúa en el siglo XX. Y nuevamente, está documentado por varios periódicos y diarios.

Uno de estos artículos apareció en 1906 en “El Noticiero Sevillano”, bajo el título “Turistas norte- americanos” señala que un gran número de americanos estaban ya tan intrigados por esta forma de arte que ver actuaciones de flamenco era una de los objetivos de sus visitas a España:

“Un tren especial con 250 turistas americanos llegó hoy desde Cádiz y esta noche asistirán a una “fiesta andaluza”, organizada de tal manera, que ellos puedan tener la experiencia de nuestra música y baile típicos”.

Igualmente, en 1910 un artículo en “El Liberal” decía:

“La semana pasada una representación de baile de los estudiantes del destacado maestro de baile flamenco Maestro Otero fue organizada en honor de los turistas americanos que llegaron a Sevilla en un Cook’s Tour… La noche pasada, en el salón del Maestro Otero, numerosas mujeres americanas vieron la actuación del Maestro Otero, acompañadas por el Cónsul de los Estados Unidos en Sevilla.

En 1914 “El Liberal” daba la noticia de una actuación de baile flamenco en honor de tres comisiona- dos del gobierno de los Estados Unidos, que estaban encargados de promocionar la próxima Exposición Universal de San Francisco, California. Añadía “Los bailaores flamencos fueron muy aplaudidos como lo fue el ‘cante jondo’ o cante flamenco profundo de Gregorio Sosa y de la guitarra de José Monje”.

En fecha tan temprana como 1907, un artículo en “El Liberal” apuntaba una nueva afición por el baile español que incorporaba una nueva promesa comercial:

“En Nueva York un cierto Mister Reeves, un instructor de baile, está apostando por el dólar, tomando ventaja del gusto ‘yanqui’ por la novedad. Ha logrado convencer a clientes ricos de que no hay mejor me- dicina para una amplia variedad de enfermedades que bailar y, especialmente, baile español. ‘Tengo fe en mi terapia’, decía el maestro de baile al periodista que investigaba su afirmación de curas milagrosas. ‘Bailar puede incluso retrasar los comienzos de la vejez’.

Entre los que recibían sus clases, una mujer aristócrata de unos cuarenta años decía que las clases le habían curado varias artritis, mientras que otra declaraba que se había recuperado rápidamente de fiebres tifoideas mediante el baile. Más aún, una mujer que había estado deprimida y con tendencia al suicidio decía que gracias a las castañuelas, la guitarra y su baile ella se había convertido en la muchacha más feliz del mundo…”

Parece que los estudiantes americanos de flamenco estaban haciendo considerables progresos, según “La Unión”. Por lo menos, esa era la conclusión sacada de sus admirables referencias a una bailaora en 1919 y 1920 llamada “La Yankee”, que apareció con gran éxito en el Salón Imperial.

Otras noticias de la respuesta americana al flamenco, también sacadas a la luz por José Luis Ortiz Nuevo, incluyen las siguientes:

“Aurelia la Sevillanita, la encantadora y popular bailaora que dejó en el público de La Habana tan cálida memoria, aparece ahora en la ciudad de Nueva York donde recibe continuas ovaciones y aprecio. La bella Aurelia, unídolo en los años tempranos, se ha convertido en la ‘artista de moda’, la celebridad de moda del momento y los periódicos están llenos de reportajes entusiastas y celebraciones de lo que ellos llaman la ‘preciosa españolita’ o ‘preciosa muchacha española’.

El Mundo, 16 de Septiembre de 1908

“La bailaora española ‘La Bella Romero’ y su grupo están dirigiéndose a La Habana tras una estan- cia en Nueva York. Ella trae consigo un automóvil evaluado en diez mil pesos que le ha dado un cierto ‘yanki’ millonario durante su corta estancia allí”.

El Mundo, 13 de Diciembre de 1908.

“La encantadora bailaora Trini Ramos continúa su triunfante gira mundial. Su llegada a Nueva York estuvo esperada por una multitud de periodistas y fotógrafos e incontables entrevistadores. Hace tres noches, de acuerdo con un telegrama, debutó en el Teatro Winter Garden con ‘La muchacha bailaora’ una rica producción que recibió una ovación inmensa. El nombre de Sevilla resonó aquella noche en la ciudad de Nueva York y, al día siguiente, Trini Ramos era una estrella vehementemente buscada por la prensa.”

El Liberal, 27 de Enero de 1923

Dos años más tarde, el mismo periódico anotaba: “Trini Ramos estará pronto en Sevilla para pasar unas pocas semanas con su familia después de dos años como la celebridad americana con su flamen- co artístico y sus bailes y canciones de España. Actualmente ella está actuando en el Teatro Keith de Washington , D.C., con extraordinarias críticas y aplausos”.

En 1926 el periódico español La Unión señaló el éxito de una mujer americana que bailaba flamenco, comentando “Doris Niles, que fue desde el Teatro Capitol de Nueva York hasta París y en estos momentos es una pasajera en el ‘ManuelArnus’, realize varios de sus bailes españoles, interpretándolos hermosamente y con una gran intuición del espíritu que anima a estos estilos”.

También en 1926, La Prensa de Buenos Aires publicaba que “Amalia Molina, con su grupo de baile estaba triunfando esta semana en el gran teatro Loew’s State de Broadway y la Calle 45, mientras un público masivo de americanos está presente en cada representación.  Amalia, una gitana de Sevilla, es el verdadero espíritu de España en su baile; nada más necesita ser dicho”.  Amalia Molina apareció después en Washington, Chicago, Boston, Filadelfia, Nueva Orleans, Detroit, San Luis, Búfalo, Cleveland, Memphis, Jacksonville, Rochester y numerosas ciudades en California.

(En 1928, la pasión de Nueva York por el flamenco se desbordó cuando una conocida bailaora española, María Montero, fue asesinada por un admirador argentino en su apartamento de Nueva York. El periódico señaló que ella había rechazado sus declaraciones amorosas y él irrumpió en su apartamento durante una cena y disparó varios tiros con resultados fatales).

En 1930, la legendaria bailaora de flamenco, La Argentinita, actuó en Nueva York. La reacción del público fue sorprendente y su triunfo sentó la base para muchas de sus apariciones en numerosas ciudades de los Estados Unidos.

En 1934, Realito, el famoso maestro sevillano de baile fue contratado por la Exposición de Chicago para que proporcionara diez de sus mejores bailaores de flamenco para aparecer en el “Siglo del Progreso” de aquella ciudad.

El flamenco y América: la locura de mediados de siglo

Para la década de 1940 –incluyendo incluso los años de guerra- el flamenco se había establecido en los Estados Unidos como un dominio artístico vital.

Quizás el mayor de todos estos triunfos fue personalizado en la figura de Carmen Amaya, quien sigue siendo considerada como quizá la más destacada e impresionante bailaora en la historia de todo el arte. Las  historias de los triunfos de Carmen Amaya en América son incontables. Porque no había fronteras para semejante talento.  En 1936, cinco años antes de que viniera a los Estados Unidos, actuó en Buenos Aires y los departamentos de la policía y los bomberos tuvieron que ser movilizados para ayudar a controlar a la multitud que luchaba por comprar entradas.

En 1941, actuó en Carnegie Hall y pronto fue invitada por el presidente Roosevelt para actuar en la Casa Blanca, donde le regaló una chaqueta de brocado de perlas. Apareció en la portada de la revista Life, y su baile reunió a incontables personalidades desde los directores Leopoldo Stokowski y Arturo Toscanini hasta estrellas de cine entre otros artistas.

En 1942, rodó películas en Hollywod e interpretó una versión del ballet “El Amor Brujo” en el Hollywood Bowl con la Orquesta Filarmónica ante 20.000 espectadores. En las años anteriores a su muerte, ocurrida en 1963, actuó en los Estados Unidos en incontables ocasiones. La respuesta fue siempre de arrobamiento.

Pero si la gran Carmen Amaya personifica para los americanos a la mujer bailaora, el bailaor favorito de la nación sería un nacionalizado americano.

José Greco nació en Italia y vivió en Sevilla entre los siete y los diez años, edad con la que se trasladó a Nueva York. Enseñó baile flamenco y creó un grupo, que en 1942 fue contratado por La Argentinita, la hermana de la famosa Pilar López, para una gira por los Estados Unidos. Luego se unió al grupo de Pilar López y en 1949 trabajó con Carmen Amaya. Para 1950 era una estrella del baile español por derecho propio y actuó ampliamente en Europa y los Estados Unidos.

Su estilo era espectacular y su atracción era obvia aún para audiencias con escaso conocimiento de las tradiciones establecidas del baile flamenco. En Nueva York cautivó grandes multitudes, bailando frente a 20.000 espectadores en el Lewisohn Stadium de esta ciudad. Fue condecorado con la Orden Española al Mérito Civil en la embajada española de Washington, D.C.

La fama de Greco como una verdadera estrella de baile en América era subrayada por su apariencia en la película “La vuelta al Mundo en 80 días”, en una memorable secuencia de baile vista por millones de espectadores. Pero además de presentar su propio baile, José Greco se creyó obligado a contratar a artistas españoles excepcionales para que aparecieran en sus grupos durante sus giras por América. El Farruco, considerado por muchos como el más grande bailaor de finales del siglo XX, y Paco de Lucía, indudablemente el mejor guitarrista flamenco de ese mismo período e incluso de hoy en día, ambos vinieron a los Estados Unidos por primera vez como jóvenes del grupo de José Greco. Paco de Lucía a la edad de catorce años aproximadamente. Al mismo tiempo, Greco contrató a muchos destacados bailaores flamencos americanos que tuvieron su primera experiencia profesional en su grupo.

Edgar Neville, figura cultural principal y director de cine en España, escribió: “José Greco ofrece un ejemplo excelente de una llamada profesional o vocación y, él mismo es también una prueba viviente del poder internacional del fenómeno del cante y del baile flamenco andaluz.” Y el crítico cultural es- pañol Ramón Bayod y Serrat dijo:“La exquisita sensibilidad de este gran artista capta majestuosamen- te la espontaneidad del folklore español en toda su integridad — música y danza– para José Greco son elementos radicales que, unidos en una sólida síntesis, dan lugar al mundo maravilloso del ballet.”

Pero José Greco y Carmen Amaya no fueron los únicos artistas flamencos que tuvieron grandes éxitos en los Estados Unidos en este período.

Otro bailaor que apareció en las páginas de Life, la revista más importante de América, era Vicente Escudero. Conocido para su poderoso e idiosincrásico estilo, hizo frecuentes giras por Estados Unidos con gran éxito, él sería la inspiración para otros bailaores españoles, destacando Antonio Gades y El Guito. Pilar López, Rafael de Cordova, y muchos otros bailaores – incluyendo al incomparable Antonio Ruiz Soler — fueron bienvenidos a los teatros de Nueva York y de todo el país. Un aficionado de Nueva York tiene centenares de programas de baile flamenco, cada uno documentando la aparición de una compañía popular durante este período.

Un evento singular en la historia del flamenco en los Estados Unidos, y particularmente en Nueva York, fue la Feria de Mundial celebrada en esta ciudad en 1964-1965, en la que muchos del los más grandes artistas españoles del flamenco aparecían cada noche ante una audiencia de visitantes de toda América. Entre los grandes artistas que aparecieron estaba La Fernanda de Utrera, que ya estaba considerada la más grande cantaora flamenca y su hermana Bernarda; los bailaores Antonio Gades y El Guito; y otros numerosos destacados bailaores del flamenco, cantaores y guitarristas.

Claramente América, junto con muchos otros países, amaba el baile español a mediados del siglo veinte. Sin embargo, en la adhesión a otras áreas del flamenco, América era el líder mundial. La guitarra flamenca en solitario – no relegada a su papel tradicional de acompañante del cante o el baile, sino como un instrumento digno de un lugar en las más prestigiosas plazas de conciertos — fue valorada por primera vez en los Estados Unidos.

Dos guitarristas en particular hicieron que esto sucediera. Uno de ellos fue Carlos Montoya, un gitano nacido en Madrid, sobrino del artista más importante en la historia temprana de la guitarra flamenca. Carlos Montoya fue rechazado por su tío como aprendiz, pero en los tempranos años de la década de 1900 acompañó a muchos de los mejores bailaores españoles.

Carlos Montoya tenía el sueño de tocar la guitarra como solista en el escenario, pero pronto comprendió que España, simplemente, no estaba lista para apoyar a ningún guitarrista en una carrera semejante; la experiencia de la guitarra en un papel estrictamente de apoyo estaba demasiado pro- fundamente inculcada.

Los Estados Unidos eran una historia diferente. No había resistencia a la idea de la guitarra flamenca como solista y Carlos Montoya tenía un don especial de comunicación y un carisma que provocaron entusiásticas respuestas en las audiencias americanas, a las que les gustó la idea de reducir toda la pasión y poder del flamenco a un instrumento único y a un solo artista.

Algunos aficionados podrían haber cuestionado la calidad del talento artístico global de Carlos Montoya, pero su éxito público no tenía precedente. Constantemente recorrió América y otros numerosos países, desde la década de los años cuarenta a la de los ochenta. En Carnegie Hall y en otros innumerables grandes teatros, hizo estremecerse a sus entusiasmados seguidores. Estaba orgulloso del hecho de haber llenado el enorme Houston Astrodome, un hecho que ningún otro guitarrista habría igualado. En el 25 aniversario de su presentación en América el gobierno español le impuso la Orden del Mérito durante un concierto en Nueva York.

Si Carlos Montoya fue el guitarrista flamenco más popular asentado en Nueva York, el más refinado fue ciertamente Agustín Castellón, profesionalmente conocido como Sabicas. No hubo discusión sobre la validez de su arte o la calidad de su virtuosismo. En el momento en el que dejó España en 1936, a la edad de 25 años, este joven – nacido no en Andalucía, sino en Pamplona, en el noroeste de España, no lejos de la frontera francesa – era ya considerado posiblemente como el guitarrista más fenomenal del país.

Después de pasar algunos años en México y Sudamérica, a menudo como acompañante de Carmen Amaya, Sabicas decidió hacer su hogar en la Ciudad de Nueva York. Y durante décadas hasta su muerte en 1990, comenzando en los años cincuenta, el mayor virtuoso de la guitarra flamenca mundial vivió en Manhattan, usando este lugar como base para innumerables giras triunfales por América y el resto del mundo, a menudo, en la compañía de su querido hermano, Diego Castellón. Sabicas no regresó a España hasta 1967, cuando recibió el primero de muchos premios en este país. Manuel Ríos Ruiz, una autoridad española del flamenco, escribió de él: “La historia de la guitarra flamenca puede dividirse en dos épocas distintas: antes y después de Sabicas.”

Nueva York fue también la casa para otro gran virtuoso guitarrista flamenco. Un genio musical por derecho propio, y segundo solamente en comparación con su querido amigo el incomparable Sabicas. Mario Escudero se trasladó de España a Nueva York en los años cincuenta, usando la ciudad como la base para sus famosísimas giras por América, Europa, Rusia, Japón y otros países, y enseñó su primer flamenco a docenas de jóvenes guitarristas americanos. Actualmente continúa viviendo en los Estados Unidos.

Hay otro destacado guitarrista flamenco español, Juan Serrano, que vino a los Estados Unidos en los años sesenta, donde sintetizó y grabó ampliamente, y todavía permanece en California donde vive y enseña.

Si grabar ha asumido una importancia creciente en el flamenco, es notorio que las carreras de grabación más famosas – por lo que se refiere a las ventas totals – han sido durante muchos años las de los guitarristas. Montoya, Sabicas y Escudero cada uno grabó por lo menos cincuenta LP diferentes que tuvieron gran éxito en el mercado americano. Estas grabaciones además llevaron el sonido de la guitarra flamenca a todos los rincones del globo.

Otro fenómeno nació en América a mediados del siglo. Más y más americanos decidieron a intentar aprender a bailar flamenco y a tocar la guitarra flamenca.

El Directorio norteamericano de Artistas del Flamenco, publicado en 1970, contiene los nombres de más de 800 estudiantes de flamenco, muchos de ellos seriamente dedicados a estudiar el arte, incluyendo 100 estudiantes de cante. También da la lista de varios cientos de maestros de baile, guitarra y cante flamenco.

Fue durante este período – notablemente en los años sesenta — que los primeros americanos decidieron ir a España en busca del flamenco. Hubo multitud de ellos, si no ciento, y sus experiencias fueron, por supuesto, ampliamente variadas. Algunos estudiaron baile en famosos estudios de Madrid. Otros fueron a Granada, para aprender de los gitanos del Sacromonte. Otros fueron a Sevilla, con su serie de brillantes artistas.

Guitarristas de los Estados Unidos buscaron y aprendieron de los mayores guitarristas españoles: Melchor de Marchena, Perico del Lunar, Nino Ricardo, Pepe Martínez, Manuel Morao y muchos otros.

Otros americanos fueron atraídos por ciudades más pequeñas como Utrera, hogar de las hermanas Fernanda y Bernarda grandes cantaoras; o Lebrija, para aprender de la familia del conocido cantaor Juan Peña “El Lebrijano,” incluyendo a los guitarristas Pedro Peña y Pedro Bacán y  a los cantaores La Perrata y El Perrate.

Otros se encontraron en la pequeña ciudad de Morón de la Frontera. Esto con frecuencia se debió a la lectura del primer libro importante escrito en inglés sobre esta forma de arte.“El Arte del Flamen- co”, escrito por el primero americano que adquirió un profundo conocimiento y comprensión de este campo. Don Pohren, un nativo de Minnesota y un aficionado al flamenco, había estado trabajando en una base aérea americana grande en Morón y oyó hablar de un guitarrista llamado Diego del Gastor.

El estilo de Diego era único, y muchos grandes cantaores españoles lo tenían en muy alta consideración: figuras legendarias, incluyendo a los cantaores Juan Talegas, Manolito de la María y la Fernanda de Utrera, expresaron su admiración e incluso su reverencia por su cautivador acercamiento al cambio de la guitarra flamenca. Debido a que él escogió no seguir fama y fortuna por el camino usual de hacer giras o trasladarse a un centro grande del flamenco, uno tenía que ir a Morón de la Frontera a oírlo.

Los estudiantes americanos de guitarra fueron a Morón especialmente desde los sesenta hasta la muerte de Diego en 1973. Hacia el fin de ese período, Pohren abrió un establecimiento único en Morón llamado la Finca Espartero, dónde al cabo de los años cientos de invitados de los Estados Unidos y de otras naciones fueron bienvenidos y tuvieron la oportunidad de experimentar el flamenco en su escena más tradicional: no en clubes nocturnos o en teatros, sino en reuniones íntimas llamadas “juergas” o “fiestas,” dónde unos pocos artistas y aficionados compartieron vino, comida, conversación y, a menudo, excelente cante flamenco, guitarra y baile.

La Finca Espartero fue objeto de un extenso reportaje en el New York Times en 1972.  La historia, escrita por un americano, recibió en España el Premio Meliá de Periodismo, concedido por un distinguido panel de escritores y de figuras literarias españolas.

Hoy, muchos de estos americanos — y otros guitarristas de otros países — continúan teniendo a Diego del Gastor y a su música en enorme consideración. De hecho, el importante Diccionario Enci- clopédico Ilustrado de Flamenco declara: “En Japón su estilo se ha sistematizado para el estudio en los conservatorios; en Nueva York hay una escuela de guitarra que estudia sus creaciones musicales y sus métodos artísticos, y esta escuela lleva su nombre.”  Y el diccionario cita al escritor español Julio Vélez: “A Diego no le gustaron el aplauso y la multitud; él perteneció al silencio. Sin embargo, cintas de su música cruzaron las fronteras. Mientras uno pudiera oír con facilidad su música en los Estados Unidos, en muchas partes de España continuaba siendo completamente desconocido. Pero mientras más se negaba a firmar contratos profesionales, más se le ofrecían. Mientras más evitaba la fama, más era buscado.”

En una reciente celebración flamenca en Morón, los estudiantes extranjeros más destacados de Diego, incluyendo varios americanos, fueron invitados a tocar sus versiones personales de su música para guitarra como un tributo a su memoria.

Junto con sus cuatro dotados sobrinos, admiradores americanos de Diego del Gastor desarrollaron este aspecto particular de la tradición de la guitarra flamenca – y también los estilos celosamente conservados por otros destacados guitarristas españoles de esta pasada era — incluso ante el hecho de la preferencia española e internacional de un acercamiento más moderno, personificado por Paco de Lucía y sus innumerables seguidores en España, Europa, Japón y lo Estados Unidos.

El americano Don Pohren escribió dos excelentes libros adicionales sobre el flamenco, y ganó el singular honor de recibir el título oficial de “flamencólogo” de la Cátedra de Flamenco de Jerez de la Frontera. Continúa viviendo en España, y reuniéndose y dando la bienvenida a los aficionados serios nuevos y viejos.

El flamenco y América: desde los años 1970 hasta el día de hoy

La propia música del flamenco empezó a sufrir cambios notables en la década de los setenta, princi- palmente debido a la influencia de un guitarrista joven, Paco de Lucía, y un cantaor joven, Camarón de la Isla.

En una colaboración artística histórica, estos dos genios empezaron a reconsiderar los límites del cante flamenco y de la guitarra. Para mediados de los setenta, el arte entero había empezado a cambiar.

Para algunos aficionados, a menudo llamados puristas, cualquier cambio serio en lo que ellos veían como un medio casi perfectos de expresión humana era demasiado. Otros, los aficionados notablemente más jóvenes y muchos jóvenes artistas, abrazaron la idea de introducir nuevas ideas y nuevos sonidos en un arte que había cambiado muy poco por más de un siglo.

Este cisma tenía, y continúa teniendo, implicaciones enormes e impacto en la propia España. Donde la actuación típica del flamenco había sido por mucho tiempo predecible, y ahora los nuevos elementos estaban viniendo a ocupar un lugar predominante. En el baile, los nuevos movimientos de otros estilos como el baile moderno y baile del jazz encontraron una situación favorable en el trabajo de bailaores innovadores.

En el cante y la guitarra, un movimiento para fundir el flamenco con los sonidos provenientes del jazz, el rock y otras tradiciones musicales del mundo ganó una sólida posición. Las nuevas concepciones musicales requirieron nueva instrumentación, y hoy uno puede ver a tambores y bajos del jazz, oud del Medio Oriente, y un violín clásico dónde antes habían habido sólo una guitarra o dos.

Si el arte resultante está fresco y renovado o disminuido y aguado es un tema de debate interminable. Pero una cosa parece cierta: el Flamenco, en todas sus encarnaciones actuales, continúa alcan- zando y atrayendo a una audiencia mundial grande y creciente.

Y claro, América continúa su larga aventura amorosa con la forma más emblemática de arte español.

Hoy, hay miles de americanos que estudian baile en los estudios de ensayo de América y en muchas partes de España. Uno de estos estudios de la Ciudad de Nueva York es el llamado Fazil’s, que ha sido un lugar de reunión extraoficial para maestros y estudiantes de flamenco desde los años tempranos de la década de los sesenta. Una tarde cualquiera, puede haber allí una docena de clases de flamenco — y el sonido de tres o cuatro populosas clases golpeando todas a la vez el suelo del madera roto puede ser inolvidable, por no decir turbador.

Algunas clases pueden estar dirigidas por un artista español visitante, mientras que los maestros veteranos de Nueva York, como José Molina y Liliana Morales – una respetadísima bailaora que generosamente ha ayudado durante muchos años a muchos artistas españoles visitantes — han dado clases allí durante décadas. Las clases normalmente están acompañadas por guitarristas locales, incluidos Arturo Martínez, Carlos Revollar y Bernard Schaller.

Otros artistas que han permanecido largo tiempo en la escena neoyorquina son Mariano Parra y su hermana Mariana, expertos tanto en baile flamenco como en danza clásica española; Gabriela Granados que baila flamenco y el bolero de estilo español; Jorge Navarro y otros.

Una extraordinaria artista cuyo retrato ocupa un lugar de honor en Fazil’s, porque ya no vive, es la bailaora María Alba que fue muy admirada por los profesionales de América y España. El bailarín Roberto Lorca — ”Bobby” — es otro artista americano recordado con admiración

Otra institución de baile español muy respetada en Nueva York es el Ballet Hispánico, dirigido por Tina Ramírez, dónde cientos de bailaores jóvenes han recibido instrucción especializada en flamenco y otros estilos de baile español y latinoamericano.

En cualquier noche en Nueva York, al igual que en una docena de otras ciudades americanas, habrá actuaciones de baile flamenco serio por artistas americanos, cuyo amor al arte es evidente en sus trabajos.

Para nombrar simplemente unas cuantas de estas compañías especializadas basadas preferentemente en Nueva York citaré las siguientes: El grupo de la bailaora Carlota Santana tiene un extenso programa en representación y enseñanza; el guitarrista y cantaor Basilio Georges y la bailaora y cantaora Aurora Reyes encabezan el Flamenco Latino, un grupo que presenta los estilos de los bailes latino-americanos y afrocubanos junto con el flamenco, ilustrando eficazmente los puntos de comparación y las diferencias.

Pilar Rioja y su compañía bailan flamenco y otros bailes españoles en el Teatro Español Repertorio. Andrea del Conte, Omayra Amaya y otros muchos bailaores también dirigen compañías de baile español, mientras otros excelentes intérpretes y maestros incluyen La Meira, Jode Romano, La Conja, Nelida Tirado, y muchos más. La mayoría de estos americanos han pasado cierto tiempo estudiando en España, a menudo en los estudios Amor de Dios de Madrid o con maestros en Andalucía.

Cientos, quizás miles de guitarristas americanos estudian diligentemente este difícil arte en América y también van a las ciudades españolas como Madrid, Sevilla, Granada y Jerez para aprender allí de primera mano de los grandes guitarristas.

David Serva, un veterano de Morón que desarrolló su propio estilo distintivo, ha permanecido en España durante décadas y se ha ganado allí un lugar respetado entre los guitarristas activos del flamenco.

Un cierto número de americanos han seguido este estilo de guitarra. Steve Kahn toca según el estilo de Morón de la Frontera y actúa regularmente en la Ciudad de Nueva York.  Ian Banks, nacido en Hawaii, también estudió con Diego en Morón y toca la guitarra en Nueva York.  Ken Parker de Berkeley, Calfornia, estudió en Lebrija con guitarristas que incluían a Pedro Peña y Pedro Bacán y ahora toca profesionalmente en California. En Saint Louis, Missouri, el guitarrista y aficionado Ted Bakewell está trabajando para conservar el flamenco tradicional.

Y uno de los cuatro sobrinos guitarristas de Diego del Gastor, Agustin Ríos, vive, toca y enseña en California

En Nueva York, el venerado maestro de guitarra español, Juan de la Mata, ha enseñado música flamenca a varias generaciones de estudiantes. El americano guitarrista de concierto y maestro, Dennis Koster, que estudió con Mario Escudero y otros en Nueva York, ha dado centenares de conciertos en los Estados Unidos, Europa y Japón, ha combinado composiciones clásicas con piezas de los mejores tocaores flamencos, y ha publicado un manual sobre este arte. Y el guitarrista Ron Radford, afincado en Oklahoma, ha dado innumerable conciertos de guitarra flamenca en el corazón americano, es decir, en los estados de las llanuras.

En Nuevo México, el guitarrista americano Carlos Lomas toca y enseña. En los tempranos años de la década de los setenta hizo uno de las primeras grabaciones que podrían llamarse de flamenco fusión, parece que preveía una tendencia que apenas había comenzado en España.  Él también dio lecciones de guitarra e ideas musicales a un guitarrista español muy joven llamado Tomatito, que después se ha convertido en uno de los mejores guitarristas mundiales.

Bill Glidden, conocido profesionalmente como Guillermo Ríos, estudió con el extraordinario guitarrista español Juan Maya y actualmente toca en la Costa Oeste.  Chuck Keyser, originario de California, ha escrito quizás el más detallado métodos para guitarra flamenca. En Denver, Colorado, René Heredia, que tocó para Carmen Amaya cuando era joven, toca profesionalmente y enseña. Finalmente, Pedro Cortés, que aprendió de su padre guitarra flamenca en los Estados Unidos, es ahora un exponente del moderno estilo de la guitarra flamenca en América.

Por otra parte, aunque el cante flamenco es el arte más difícil de aprender bien para quien no español, algunos americanos han hecho un importante progreso en ese área.  Moreen Carnes de Georgia, llamada María la Marrurra, pasó años en España estudiando con destacados cantaores, y un LP de su arte fue grabado con el acompañamiento del legendario guitarrista gitano Melchor de Marchena, quien admiraba su capacidad. Richard Black de California es otro notable cantaor de flamenco, como lo es la bailaora llamada La Conja.  Estela Zatania, una americana que ha vivido en España durante más de 30 años, ha cantado allí profesionalmente durante la mayor parte de ese tiempo.

En los Estados Unidos la mayoría de los cantaores de flamenco profesional son españoles de nacimiento, pero han vivido en América durante décadas. Entre ellos;  Luis Vargas, Paco Ortiz y el cantaor y guitarrista Domingo Alvarado.

Actualmente los grupos de discusión de Internet ofrecen información, argumento, acuerdo y apoyo en todos los rincones de los Estados Unidos, en lo que es una manifestación más moderna del amor de América por el flamenco.

Una grupo de discusión ofrece todo tipo de consejo a los bailaores y estudiantes de baile desde los estilos tradicionales hasta los mejores lugares donde se pueden encontrar botas de flamenco y mantones. Otro lleva a cabo debates entre aficionados tradicionalistas e innovadores. Otro más ofrece una seria discusión y análisis de la historia del flamenco y sus tendencias, y también ofrece frecuente información y opiniones sobre la música de Diego del Gastor. Un contribuyente internacional a este grupo americano es Alfonso Eduardo Pérez Orozco, una autoridad española del flamenco.

De innumerables maneras los aficionados americanos han manifestado su pasión por el flamenco.

Chris Carnes, de California, es otro guitarrista especialista en el estilo de Morón, que grabó extensamente un extraordinario flamenco en el área de Sevilla durante las décadas de los años 1960 y 1970. Su colección constituye una rica fuente histórica, y es probable que nadie más en España haya documentado el arte de una forma tan completa. Otro americano, Carol Whitney, estudiante de flamenco gracias a una Beca del Fulbright, también hizo en ese momento numerosas grabaciones de flamenco en Morón y los pueblos cercanos. El guitarrista Evan Harrar, californiano, tomó nota en profundidad de la música de Diego del Gastor.

Recientemente, una organización cultural y educativa sin ánimo de lucro, llamada Centro del Flamenco de los Estados Unidos, ha sido creada para ayudar a aumentar el entendimiento y apreciación del flamenco a través de serias investigaciones y análisis; traducción del español al inglés de los más importantes escritos sobre el flamenco; la recolección y conservación de material documental; y la organización de actuaciones de flamenco serio en lugares íntimos de reunión, para recrear la atmósfera del flamenco tradicional, “juerga” o “fiesta”, que conduce a la verdadera expresión del flamenco.

El personal del Centro ha realizado centenares de conferencia-demostraciones usando películas documentales poco conocidas sobre los más destacados cantaores, bailaores y guitarristas. Los lugares donde se desarrolla esta actividad incluyen la Bruno Walter Auditorium en el Lincoln Center de Nueva York, la Academy of Music de Brooklyn, la Universidad de Columbia, la Universidad de Harvard, la New World Symphony en Miami y el Festival de Música de Colorado.

El Director titular del Centro, el abajo firmante, Zern, enseñó en el primer curso académico acreditado de arte flamenco, su sociología y su cultura en la New School University en Nueva York en 1972.

Aproximadamente en esa época, se embarcó en una búsqueda de doce año para asegurar la conservación, copia y análisis de la destacada serie cinematográfica “Rito y Geografia del Flamenco” y otro material en España, finalmente tuvo éxito gracias a la ayuda de la Universidad de Columbia y del Consejero Cultural de España en Nueva York en ese momento, el experto en flamenco Tomás Pantoja.  Zern ha escrito extensivamente sobre el arte, y actualmente sus artículos son parte del programa de estudios de los cursos académicos de flamenco en instituciones españolas de enseñanza superior, incluída la Universidad de Granada y algunas otras.

Otros aficionados americanos encuentran multitud de formas diferentes para favorecer al flamenco en los Estados Unidos. Eva Encinias Sandoval ha creado en la Universidad de Nuevo México el Instituto Nacional de Flamenco, con un exitoso programa anual que ofrece un flamenco destacado y una instrucción excelente. La bailaora María Benitez ha establecido en el estado donde reside, Arizona, un programa activo en el que los estudiantes de flamenco pueden aprender sobre el arte. Además, esta mujer descendiente de los nativos americanos actúa regularmente por los Estados Unidos con su compañía de destacados artistas.

En el estado de Washington, el bailarín Teo Morca ha enseñado durante muchos años y es muy admirado.

Cristina Heeren, una americana aficionada y una autoridad, ha establecido la Cristina Heeren Foundation y un escuela en Sevilla, dónde se da instrucción sobre el flamenco a jóvenes artistas de España y otros países, que son invitados para aprender de excepcionales bailaores, cantaores y tocaores.  Además, dirige a los Amigos Americanos del Flamenco para favorecer la comprensión del arte en los Estados Unidos y para ofrecer becas a estudiantes americanos talentosos.

En Washington, D.C., Lawrence M. Small, el director de la Smithsonian Institution, es un destacado aficionado al flamenco, que ha ayudado a apoyar los esfuerzos para aumentar la apreciación del arte en América.

Además, varios jóvenes directores de cine americano, incluído Tao Ruspoli, han hecho películas documentales sobre los diversos aspectos del flamenco, con resultados excelentes. El escritor Paco Sevilla, que ha escrito libros sobre los artistas de flamencos Paco de Lucía y Carmen Amaya, publicó durante muchos años una revista americana sobre el flamenco llamada Jaleo; siguiendo los pasos de una revista americana más temprana publicada por Morre y Estela Zatania antes de que se trasladaran a vivir en España.

Claro, todos estos nombres constituyen simplemente un fragmento de los americanos que se preocupan profundamente por el flamenco. Hay otras innumerables personas que de una manera propia también han trabajado para crear un entendiendo mejor del flamenco en los Estados Unidos. Sus razones pueden parecer disparatadas, pero esencialmente todos ellos responden a un profundo amor por el flamenco y a su decisión de compartir este gran arte con otros.

Las organizaciones culturales españolas en los Estados Unidos han reconocido la creciente pasión americana por este arte, ofreciendo más y más programas diseñados para informar y entretener al públicos en los Estados Unidos. El Instituto Cervantes de Nueva York ofreció una serie del películas sobre flamenco, entre ellas las películas de la gran bailaora Carmen Amaya, y el Instituto Español proyectó las películas sobre flamenco del conocido director Carlos Saura. También ha presentado numerosas conferencias sobre flamenco de destacados expertos españoles.

Además, el Centro Rey Juan Carlos I de la Universidad de Nueva York ha tomado un papel activo, ofreciendo información sobre el flamenco al públicos de esta ciudad, incluído un symposium de co- nocidas autoridades  académicas.

Y a todo lo ancho, el flamenco continúa ganando los corazones y mentes de los americanos de la manera acostumbrada. El enorme éxito del Festival Flamenco de Nueva York y otras grandes ciudades americanas ha generado el aprecio de una vasta audiencia. Apoyado por el Instituto de Música del Mundo de Nueva York, dirigido por Robert y Helene Browning, el Festival se ha convertido en el punto de referencia para el flamenco en América.

Año tras año, el Festival Flamenco, bajo la dirección de Miguel Marín, ha crecido y ha generado una gran audiencia para el flamenco más destacado, tanto el tradicional como el radicalmente moderno. Al mismo tiempo, otros muchos grupos de flamenco están encontrando un público que los valora.

Esta tendencia parece destinada a continuar en los años venideros. En un número mayor que nunca, los americanos responden a la música y baile flamenco en todas sus manifestaciones.

Quizás no puedan saber exactamente por qué están tan conmovidos y emocionados por el flamenco. Quizás no sepan la historia compleja de flamenco, o la historia de sus 165 años de aceptación documentada, resonancia profunda y éxito público en los Estados Unidos.

Si a estos innumerables americanos se les ofreciera una voz en la materia, ciertamente apoyarían el gran esfuerzo de tantas personas alrededor del mundo para que el flamenco sea declarado oficialmente lo que es de hecho: un Patrimonio de la Humanidad.

Este gran arte es uno de los verdaderos tesoros culturales del mundo. Hablando en nombre de muchos otros aficionados americanos al gran arte español del flamenco, es un privilegio unirnos al importante esfuerzo de la Junta de Andalucía para que la UNESCO declare al flamenco Patrimonio de Humanidad.

– Brook Zern   brookzern@gmail.com   brookzern.com

November 19, 2011   No Comments